sábado, mayo 06, 2006

China. ¿Nueva Superpotencia Militar del Siglo XXI?


China, considerada la causante del nacimiento de fuerzas gemelas como el cambio tecnológico y el desarrollo industrial, está produciendo un impacto comercial que se transfiere expeditamente al terreno militar-naval. La “revolución en los asuntos militares” ha dejado de ser un concepto desconocido para el Ejército de Liberación Popular (ELP). Las políticas de Seguridad y Defensa de China, han estado pasando por un profundo proceso de cambios a lo largo de las últimas décadas, con el propósito de adaptarse a las transformaciones internacionales de carácter global producidas por el fenómeno del terrorismo y la nueva configuración armada de estados vecinos, como han sido las voces amenazadoras y anunciantes de Corea del Norte y Pakistán, sobre su comprobado armamento nuclear e inclusive del mismo Irán, proveedor nato de crudo a China y país con una consideración geopolítica y estratégica de elevada importancia para el país asiático, y el propio Taiwán, que por su critica situación política con China, sobre el aspecto territorial, marca una incertidumbre en la definición de un conflicto que podría pasar a escala mayor y resolverse en un teatro de operaciones bélicas, en vez de una diplomacia “preventiva” que se perfila agotada y derrotada. La actual coyuntura internacional impulsada por los sucesos del 11 de septiembre en Estados Unidos, apunta como tendencia hacia un nuevo fortalecimiento en la carrera de armamentos a escala mundial, tanto en el terreno de las armas convencionales como en la creación de armas con tecnología punta. La tecnología, el desarrollo de la ciencia y la industria para la defensa nacional, como elementos básicos para la investigación en la producción de armamento y equipo bélico, se han derivado como principales éxitos de la iniciativa de la Reforma en la República Popular de China (RPCh), traduciéndose en un verdadero impacto sobre la esfera militar global.

China, es consciente de las conclusiones que extrae de los ejercicios de análisis políticos que realiza sobre la valoración del panorama estratégico mundial, cuando cita que claramente se divisan unos elementos nuevos de alcance global como son: el terrorismo de carácter transnacional; la proliferación de las armas de destrucción masiva y la existencia de estados fracasados, cuya descomposición debilita el orden internacional y aumenta la inestabilidad regional. Todo ello con independencia de la permanencia de los riesgos y amenazas tradicionales para la paz, la estabilidad y la seguridad internacional. La República Popular de China, entiende que la constitución de una Superpotencia, debe contar para su desarrollo con un fuerte ingrediente militar. En un panorama internacional como el que presenta credenciales a China, la amenaza a su seguridad es una posibilidad que se puede hacer extensiva a sus intereses económicos, es por lo tanto que del groso monto de Treinta y Cinco mil millones de dólares (US$35mm) que China gastó en el campo militar casi el doble de lo que tenia presupuestado Rusia, en el año 2004, destinó cerca del 20% a su división naval, con la intención de custodiar sus rutas comerciales marítimas, sus más de 200 puertos de los cuáles 10 son de los más importante del mundo, conformando así parte de su plataforma exportadora y asegurar una de sus fuentes de poder : El Comercio. Su Armada, ha incorporado una serie de nuevos buques, desde Navíos de escoltas, hasta destructores y una importante flota de submarinos tanto convencionales como portadores de misiles lanzables en inmersión con un alcance estimado de 12.070 kilómetros. Más impresionante aún para el auge de China, como posible superpotencia militar, es el desarrollo de tecnología nuclear capaz de desarrollar misiles con un radio de alcance de siete mil millas náuticas que podría alcanzar no solo a un país vecino como Rusia, sino a Europa y parte de los Estados Unidos. La reducción planificada del Ejército de Liberación Popular, fruto de las reformas llevada a cabo por Mao Zedong, y finalmente logradas por su sucesor Deng Xiaoping, es en realidad un mejoramiento (kaizen) de la fuerza real de ataque y de defensa. Los que quedan dentro de las Fuerzas Armadas, son los de más alta calidad.

La reorganización de las regiones militares, la modernización de los cuadros y el mejoramiento de las instrucciones a los oficiales de las academias, conducen a una mayor superioridad de gran escala del ejercito y el armamento Chino. Después de la guerra del Golfo, China ha puesto todos sus esfuerzos en la modernización de su ejército, que cuenta con casi tres millones de hombres (mayor que el de Estados Unidos). Se trata pues, de una fuerza militar contundente, compuesta por 14 mil tanques, 14 mil 500 piezas de artillería y 453 helicópteros. En tanto, la Fuerza Aérea, tiene cerca de 3.000 jets de combate y bombarderos, mientras que la Armada, consta de 18 destructores y 35 fragatas. Contra esta evidencia de progreso militar-tecnológico, es fácil señalar que los continuos signos de superpotencia, se revelarán para pasar a un hecho. El Annual Report to Congress on the Military Power of the People´s Republic China, que emitió el Pentágono de los Estados Unidos, argumentaba de manera extensa la evolución que ha tenido china en el aspecto militar. El documento expone que el desarrollo tecnológico que ha tenido China, está siendo usado inclusive para crear misiles anti-radiación. El documento estima que para el 2020, China cuente con más de 5,300 aviones de combates y más de 650 aviones transportadores para combate. La postura de dependencia armamentística de China respecto a Rusia, hoy día está en franco declive y está adquiriendo por el contrario una postura de cooperación estratégica, que incluye el desarrollo nuclear y la consulta permanente.

Las relaciones entre China y Rusia (dúo dinámico) se han basado en gran medida en su particular Acuerdo de Cooperación Militar y Transferencias de Armas, esto ha contribuido en la modernización militar china y ha provocado en éste una golosa ambición en el plano militar. Las niveles de transferencias armamentística entre Rusia y China, han tomado manía de multiplicarse, gracias al embargo económico que tienen los EEUU y Europa, a China, lo cual ha posibilitado a Rusia, aprovecharse de esta situación y beneficiarse implícitamente de ella. Según SIPRI en el 2003, las exportaciones ascendieron a más de US$4,000 millones, siendo este el promedio más bajo de los últimos años, lo que muestra en más de US$ 5,200 millones la cifra del año 2005. La compra de dos submarinos “Clase-Kilo”, dotados de misiles anti-portaaviones SS-N-22 Sunburn, diseñado para hundir porta-aviones de EEUU, demuestra que existe una motivación especial por reequilibrar los poderes entre Occidente y Asia-Pacifico. El desarrollo del músculo militar Chino, lo ha llevado a situarse como uno de los futuros rivales de los Estados Unidos. Una acción que demuestra el evidente aunque no del todo desarrollado poderío militar Chino, ha sido la declaración en noviembre del 2005 de la secretaria de Estado Norteamericana, Condoleezza Rice, sobre la preocupación que proporciona China y su hambre de armamento y poderío militar. Una vez más, el tiempo es el factor que nos desvelará si el aspecto militar, coadyuvará el ascenso a China de Superpotencia.

El Autor es Magíster en Gestión Contable, Master in Managment Financier, Maestría en Administración y Dirección de Empresas (MBA) y Doctorando en Economía y Relaciones Internacionales (actual Ph.D)

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal